José Menese / Agujetas

Así se cantaba y así cantan

Teatro Lope de Vega - 21h

Ambiente de enorme expectación en el estreno del Lope de Vega en esta edición de la Bienal. Con un título,"Así se cantaba y así cantan", tan descriptivo como premonitorio, José Menese y Manuel Agujetas vendieron todo el papel con bastante antelación.

Dos estilos de cante extremadamente distintos, dos maneras de entender el flamenco. Menese, estudioso, mairenista, ortodoxo hasta la médula, vocero de las causas sociales. Agujetas, bebiendo flamenco desde la cuna, purista pero libre y atrevido, contando y cantando fatigas propias. Y sin embargo, ahí estaban a las diez y pico de la noche , compartiendo escenario para cantar por tonás y martinetes. Haciendo memoria y entregando la sabiduría del cante puro.

Arrancó José Menese explicando que venía fastidiaillo, que se había caído y por eso traía el brazo en cabestrillo. A continuación falseta para empezar por granainas con Menese muy frágil de voz, sufriendo para llegar a las notas altas,La primera letra fue para recordar a Blas Infante y tras ella nueva falseta con melodía de Asturias de Albéniz. Mejoró algo la voz de José en las Marianas, en las que a pesar de no estar en las condiciones vocales de antaño dio una soberana lección de manejo del tiempo. En la misma línea nos llegó la Farruca, cantada en tonos bajos para acomodarla a la garganta del cantaor de La Puebla de Cazalla, garganta que terminó de explotar por tientos, donde vimos al mejor José Menese , manejando el compás y dejando caer los finales con ese estilo tan personal que lo caracteriza.Para la la soleá eligió Utrera y Alcalá y Antonio Carrión nos confirmó lo que venía apuntando desde el primer acorde, estaba siendo el indiscutible protagonista de la noche.

Para confirmar el estado de gracia en que se encuentra, el sevillano se desmelenó del todo en las seguirillas finales, en las que Menese lo dió todo.

Lo de "Agujetas" fue harina de otro costal, entró señalando el suelo donde a Menese se le había derramado una botella de agua y comentando que parecía que estaba en la playa. Se arranco por soleá y al minuto tenía al público embobado.

Una vez terminado el cante, dijo: "Ahora voy a cantar por soleá, pero de otra forma", y se marcó una segunda ronda por Alcalá. Genio y figura. Para las seguirillas introdujo contando que en un concierto en Zamora lo había comparado con José Tomás y remató, cito literalmente "José Tomás en el toro y yo en los chillíos. Vivan los cojones de Dios que me estará viendo". Y tras la poesía pasó al trance de la jondura, al Agujetas que vuela en la imaginación de los aficionados, la seguirilla en estado puro. Por Fandangos anduvo algo forzado y por tientos meció el tiempo y colocó la voz como un cañón para dispararnos. Despachó los tangos con rapidez y volvió a cantar por seguirillas, no sé cuántas letras, seis o siete,como el que canta en el baño o la cocina. Sacando ese flamenco primitivo y oscuro que lo ha convertido en un mito. A la petición de unas peteneras por parte del público, respondió "yo no canto esas cosas, yo vi a esa mujer y cuando vi que era la petenera salí corriendo".

Para finalizar "bulerías pa escuchar" y fandangos, esta vez con más reposo y sentido. Antonio Soto estuvo correcto, algo acelerado, pero acompañando bien al cantaor jerezano.

La actuación acabó arriba del todo con Menese sacando lo mejor que tenía por tonás y "Agujetas" haciendo lo propio por martinetes. El espectáculo nos dió la oportunidad de entender que este arte nuestro no es nada sin la memoria, que no se puede escribir el futuro sin conocer el pasado, que no hace falta correr ni hacer ejercicios prodigiosos de velocidad para que el arte te meta el ombligo hacia dentro.

Dos maestros.


Javier Prieto, le 17/09/2010

<< Retour au reportage


Elenco artistico

Cante: José Menese
Toque: Antonio Carrion

Cante: Agujetas
Toque: Antonio Soto


© Flamenco-Culture.com 2004-2017. Tous droits réservés - Marque déposée - Contact